marketing digitalapps para android

Soto del Real implanta el método finlandés KiVa para acabar con el acoso escolar

Blanca López Catalán, formadora del método KiVa: "El fenómeno del acosador surge porque el niño que lo comete percibe el apoyo del resto del grupo, por ejemplo, en forma de risas. Lo que hay que hacer es cortar de raíz ese apoyo involuntario al acosador"

● "Otros modelos se centran exclusivamente en la víctima y el acosador, pero Kiva intenta cambiar la actitud de esas otras personas que no acosan, que son testigos pero que se ríen y 'alimentan' en cierto modo al acosador. Por eso hay que influir en los testigos para que no participen, y así cambiar la actitud del acosador".

Soto del Real se ha convertido en el primer municipio de España en implantar el método KiVa para la prevención del acoso escolar, un sistema desarrollado por la universidad de Turku en Finlandia.
Dicho sistema, cuyo éxito en Finlandia hizo que se extendiera hasta llegar al 90% de las escuelas del país escandinavo, enseña a los alumnos cómo cortar de raíz acciones, como bromas pesadas, que pueden derivar con el tiempo en un acoso escolar.

Para ver el vídeo haz click aquí.

KiVa arrancó en 2007 y unos años después la evaluación del gobierno finés fue muy positivo puesto que había logrado reducir todos los tipos de acoso en los colegios. Los casos desaparecieron en el 79% de las escuelas y se redujeron en un 18%, según datos de la Universidad de Turku
En España ya se utiliza en una veintena de centros escolares, aunque Soto del Real es la primera localidad española que lo ha implantado desde el ayuntamiento a través de los presupuestos participativos de 2016 con una dotación económica de unos 12.000 euros.


Esta semana, una formadora del método Kiba, la doctora Blanca López Catalán, se ha reunido con 40 profesores de tres centros educativos de Soto del Real (los colegios públicos Virgen del Rosario y Chozas de la Sierra, y el concertado Salesianos el Pilar) para dar pautas para empezar a trabajar con los alumnos.
El concejal sotorrealeño de Educación, Manuel Román, estima que en esta primera fase, se a utilizar en más de 700 niños y niñas de primaria con edades comprendidas entre 6 y 12 años.


Detectar y actuar


El método KiVa incluye como herramienta dos sesiones mensuales con los alumnos para aprender habilidades como la comunicación no violenta o la resolución de conflictos mediante el diálogo. También a aprender a detectar el acoso: "Los niños normalmente tienen una actitud negativa contra el acoso, pero tienen que conocer que este fenómeno existe para poder actuar cuando lo perciben. De ahí que se enseñe, tanto a niños como adultos, a identificarlo", explica López Catalán.

En las sesiones en clase, los niños aprenden mediante dinámicas a relacionarse en igualdad y también a darse cuenta de cómo afecta la opinión de grupo a las opiniones personales.