Escuelas chilenas aplican el exitoso programa KiVa

El periódico Economía y Negocios publica en su página web un interesante artículo donde reseña la implementación del exitoso programa KiVa en 39 escuelas de la Región Metropolitana y como el mismo redujo el porcentaje de de víctimas de violencia y bullying.

Escuelas chilenas avanzan un paso en el arduo camino contra el bullying

Luego de un año de aplicación en 39 colegios de la Región Metropolitana, el modelo antimatonaje finlandés redujo el porcentaje de víctimas y testigos de situaciones de violencia. 

Los alumnos de quinto y sexto básico del Colegio José Artigas, de Recoleta, tuvieron un año lleno de actividades: charlas, discusiones en grupo, visualizaciones de videos y juegos en línea. Una serie de recursos que implementa el exitoso programa de origen finlandés KiVa para combatir el matonaje escolar.

El establecimiento fue uno de los 39 de la Región Metropolitana que aplicaron este método en quintos y sextos básicos. Su objetivo es empoderar a los testigos de escenas de violencia en las escuelas, motivándolos a que no callen y busquen ayuda. Algo que parece que se logró con los alumnos del colegio de Recoleta.

"Aprendieron que los testigos no deben actuar como encubridores del bullying , sino que deben ser los que hablen y avisen cuando hay una situación de conflicto. Y si les está pasando a ellos, que pueden pedir ayuda", cuenta Consuelo Jorquera, encargada de convivencia escolar y coordinadora del programa KiVa en el Colegio José Artigas.

El programa finlandés tuvo éxito en nueve de cada diez colegios de Finlandia, y se ha aplicado en otros países, como Estonia, Italia y Gales. Chile es el primer país latinoamericano en implementarlo, y luego de un año, la primera evaluación sobre sus efectos arrojó resultados positivos: en todos los colegios que se implementó se logró reducir los porcentajes de víctimas y testigos de conflictos.

Sin embargo, la aplicación del juego online de KiVa, que recrea un ambiente escolar y busca reforzar los contenidos de convivencia, no pareció influir en la reducción de estas conductas.

Según explica el psiquiatra Jorge Gaete, jefe del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad de los Andes y líder del estudio que midió la efectividad de KiVa, esto podría explicarse porque el juego tenía interacciones muy básicas y poco atractivas para los niños.

Sin embargo, la aplicación del programa en las escuelas las redujo aún más de lo esperado en todos los casos.

Al estilo chileno

Antes de implementarlo, el modelo fue adaptado a la cultura chilena. A diferencia de Finlandia, en donde los talleres del programa fueron liderados por el profesor jefe de cada curso, en Chile estuvieron a cargo de docentes externos, lo que se explica por la alta carga laboral que tienen aquí los profesores.

Sin embargo, los profesores jefe estuvieron presentes durante las sesiones, que se realizaban en la sala de clases, generando un ambiente de tranquilidad entre los alumnos.

Según Jorquera, después de haber aplicado el método durante un año, los niños entienden mejor el concepto de bullying y están más conscientes de sus acciones. En opinión del doctor Gaete, KiVa podría ayudar al desarrollo del control emocional y las habilidades sociales de los niños, elementos claves para el manejo de la violencia u otras conductas de riesgo futuras, como el consumo de sustancias como alcohol o tabaco.

"Si interviene en bullying , enseñándoles a los niños a regularse mejor y a tener un mejor cuidado entre ellos, es esperable que otras conductas relacionadas se reduzcan", explica el psiquiatra.

Sin embargo, recalca que los niveles de agresión aún no muestran bajas significativas y que reducirlos sigue siendo el desafío más importante del futuro.