En Colombia, The English School se convirtió en el primer colegio del país en recibir la certificación de esta iniciativa finlandesa en contra del acoso escolar

El acoso se acaba si se le quita el público

PLAN FINLANDÉS CONTRA EL BULLYNG YA MUESTRA RESULTADOS.

● El acoso, la victimización y el ciberbullying se han convertido en hechos cotidianos para los estudiantes. De hecho, el Ministerio de Educación calcula que el 62 % de los estudiantes de colegios públicos y privados han sido observadores en este tipo de casos, el 30 % asegura haber sido víctima de matoneo, mientras que 22 % acepta haberlo propiciado.

Lo peor es que la violencia es considerada una forma válida de resolución de conflictos. Por ello, la lucha contra el ‘bullying’ se ha convertido en uno de los principales retos de la educación del mundo.

En este contexto nace en Finlandia, en 2007 en la Universidad de Turku, el programa Kiva, que ha reducido en un 79 % el fenómeno en su país y hoy se aplica el 90 % de sus escuelas. Hoy se extiende a Reino Unido, Holanda, Alemania, Suecia y Bélgica.

En Colombia, The English School se convirtió en el primer colegio del país en recibir la certificación de esta iniciativa finlandesa en contra del acoso escolar.

Se trata de un sistema que parte de la premisa de denunciar, y no convertirse en un actor pasivo del acoso escolar, para lo cual involucra a estudiantes, docentes y padres de familia a quienes se les enseña de prevención, intervención y supervisión.

El programa ha sido exitoso porque ha incorporado herramientas diversas que incluyen tecnología informática como ‘Kiva Games’ y ‘Kiva Street’, así como acciones en clase que buscan concientizar sobre el papel de los testigos en el acoso escolar, así como la empatía hacia las víctimas.

“Además, enseñamos a los niños a apoyarse y defender a los compañeros víctimas de acoso. Los docentes son actores y principales agentes de cambio dentro del programa, ya que ellos pueden apoyar a las víctimas de acoso y corregir acertadamente. No se trata de llegar al extremo de que la víctima tenga que cambiar de colegio, o que el acosador sea expulsado”, explicó María Angélica Peña, psicóloga y coordinadora de convivencia de primaria de The English School.

“Kiva se centra en la premisa que cuando el acosador pierde su público, detiene sus acciones. Por lo cual, el gran diferencial es que trabaja con la víctima y el acosador, pero además involucra a los testigos. Es decir, tiene en cuenta a quienes sufren pasivamente ese acoso”, dijo.