Christina Salmivalli: “En el bullying, es clave trabajar también con los testigos”

Compartimos una interesante entrevista realizada a Christina Salmivalli, investigadora y co-fundadora del programa KiVa, publicada en el blog de educación y TIC Tiching

¿Qué se entiende por bullying en el entorno escolar?

Según la definición estándar de bullying, éste sucede cuando una persona más poderosa abusa de forma repetida de otra más débil. Hay dos características que son clave para entender estos casos: la repetición del abuso y el desequilibro de poder.

¿A qué se refiere por desequilibrio de poder?
Hacemos referencia a que quien sufre bullying es más débil o está en peor situación dentro del grupo social, por no tener amigos o carecer de recursos fundamentales, respecto a la persona que abusa.

¿Cree que ha aumentado el número de casos de bullying en la escuela o que ahora se está más atento a su detección?
Creo que no es más prominente de lo que ha sido con anterioridad, ya que el bullying ha existido siempre en grupos humanos. Pero es cierto que actualmente en la mayoría de países se le presta más atención.

¿Cómo surgió la idea del proyecto KiVa del cual es co-fundadora?
Hace diez años el ministro de educación finlandés pidió a la Universidad de Turku desarrollar un exhaustivo programa de prevención que pudiera ser utilizado por las escuelas finlandesas. Con anterioridad, en los años noventa, se había modificado la legislación para obligar a los colegios a implementar alguna política contra el bullying,  pero los cambios realizados resultaron insuficientes y no dieron los resultados esperados.

Concretamente, ¿en qué consiste el proyecto KiVa?
KiVa es una palabra finlandesa que significa “contra el bullying” y que también hace referencia a algo bonito, placentero o amistoso. Se trata de un programa que cuenta con distintas acciones que se desarrollan para prevenir el bullying y con otras que se ponen en práctica una vez se ha detectado algún caso en las escuelas.

¿Qué elemento distintivo destacaría sobre el proyecto?
Una de las ideas más importantes del proyecto es la de intentar influenciar a los estudiantes que son testigos del bulliying, aquellos que no necesariamente son abusadores ni víctimas, pero que pueden empeorar la situación con su comportamiento.

¿De qué tipo de influencia hablamos?
Tenemos constancia que cuando el bullying sucede en el patio o en los pasillos del colegio muchos estudiantes están mirando, riendo y proporcionando distintas recompensas sociales a los estudiantes que participan activamente. Es por ello, que queremos concienciar a todos los estudiantes que incluso con pequeños cambios en su comportamiento se puede mejorar considerablemente determinadas situaciones.

¿Qué caracteriza la fase preventiva?
Principalmente las lecciones impartidas por profesores dirigidas a los estudiantes en las que se desarrollan distintos debates, ejercicios y tareas que permiten a los alumnos entender cómo hacer de un grupo un buen lugar en el que garantizar que todos sus integrantes se sientan seguros.

¿Cuáles son los principales actores involucrados en todo el proceso de desarrollo e implementación del proyecto?
Están involucrados todos los profesores y el personal del colegio que pone en práctica el proyecto. Pero el mensaje principal que los docentes que imparten las lecciones deben transmitir a los estudiantes, es que ellos son los actores clave para terminar con el bullying.

¿Necesitan algún tipo de formación especial los profesores que implementan el proyecto KiVa?
La formación es parte del proyecto, por lo que cada escuela que empieza a ponerlo en práctica tiene acceso a una formación previa, en la que se les enseña cómo impartir las sesiones y se les proporciona un manual para el profesor. Adicionalmente realizamos un seguimiento continuado en el colegio durante todo el proceso de implementación del proyecto.   

¿Podría explicarnos alguna actividad que desarrollan los profesores en clase?
Por ejemplo, actividades en las que los alumnos pueden reflexionar sobre la presión de los compañeros y las distintas situaciones en las que ellos piensan que comportarse de una determinada manera no está bien. También hay prácticas generales que permiten a los estudiantes conocerse mejor y comunicarse de manera respetuosa con los demás, y hasta hemos desarrollado un juego online.

¿En qué consiste?
Hay un personaje que se enfrenta a distintos retos dentro de la escuela, a menudo relacionados con situaciones donde otros compañeros están sufriendo bullying. El jugador debe decidir qué decir o qué hacer frente a la situación y va recibiendo feedback en base a su comportamiento. Además, se les pide que analicen su comportamiento con sus compañeros de aula y sobre si han seguido las normas KiVa.

¿En qué consisten las normas KiVa?
En algunas lecciones los estudiantes adoptan normas que tienen que ver, por ejemplo, con demostrar respeto a otras personas, a no reírse de los demás, a no unirse al bullying cuando sucede o a apoyar a los compañeros que son vulnerables. Por lo que son actitudes que se reflexionan en clase y que después en el juego los estudiantes pueden reflejar.

Una vez se detecta un caso de bullying, ¿qué deben hacer los profesores que participan en el proyecto KiVa?
En cada escuela que integra el programa hay un equipo KiVa, es decir, un grupo de adultos que reciben formación sobre los distintos pasos que deben llevar a cabo una vez se detecta un caso.

¿Cuáles son los pasos principales?
El proceso empieza reuniéndose con los estudiantes para recabar información sobre lo que ha pasado y después tienen lugar distintas reuniones individuales y de grupo con los alumnos involucrados. Es importante resaltar que siempre se realiza un seguimiento posterior para asegurar que el problema haya sido realmente solventado.

En todo este proceso, ¿cuál es el papel de los padres?
Evidentemente se mantiene a los padres informados de todas las fases del proyecto y sobre cómo la escuela está abordando el problema. Asimismo, se les proporciona una guía para padres en la que se les explica qué pueden hacer si su hijo/a está involucrado con el bullying, ya sea como actor principal o bien como testigo.

¿Cuáles son las principales ventajas de implementar el proyecto Kiva en las escuelas?
Sabemos que el bullying está bastante propagado en las escuelas de todo el mundo y que tiene consecuencias importantes para las víctimas. Por tanto, es importante garantizar un ambiente seguro para todos los estudiantes, ya que consideramos que es un pilar clave para el aprendizaje y para las interacciones sociales positivas que se desarrollan en la escuela.

¿Qué tipo de escuelas pueden implementar el programa?
Las escuelas que implementan KiVa deben estar realmente comprometidas y considerar la lucha contra el bullying una prioridad, ya que es un programa que requiere tiempo y esfuerzo. Por tanto, es fundamental la implicación de la escuela, ya que no es suficiente con disponer de los materiales y decir que se participa en el proyecto.

Hasta la fecha, ¿qué resultados se han obtenido?
Hemos obtenido buenos resultados en las evaluaciones que se llevan a cabo en Finlandia, ya que se han detectado efectos muy positivos en la reducción de casos de bullying y en la disminución de experiencias de abusos. Otra contribución importante de KiVa es que consigue mejoras muy importantes en el ambiente dentro del aula.

Finalmente, ¿cuáles son los objetivos del programa en el corto y el largo plazo?
A corto plazo lo más importante es terminar con el bullying y acabar con el sufrimiento de los estudiantes que son víctimas de estos abusos. Y a largo plazo creo que podemos pensar en un programa social educativo que proporcione efectos a la larga que influencien la cultura escolar en general.