Los padres deben actuar y no solo pensar que su hijo "ya cambiará".