Page 6 - Guia para padres y apoderados - KiVa Program
P. 6

COMENTARIOS BIEN INTENCIONADOS, PERO...
Además de afectar a quien sufre bullying, este úl mo perturba también al círculo de familiares, amigos y conocidos del perjudicado directo. Una vez que el hecho sale a la luz, nos posicionaremos y nos esforzaremos para que el que sufre bullying se sienta mejor. ¡Genial! Sin embargo, a veces nuestros comentarios pueden empeorar la situación y crear más problemas. Algunas palabras que se dicen a la ligera pueden evocar sen mientos de vergüenza y culpa. A con nuación, veamos ejemplos de comentarios que se pueden escuchar cuando se habla de bullying.
“Yo también sufrí bullying en la escuela, pero no me
afectó de ningún modo”
Estas palabras suelen pronunciarse en un tono molesto, como si a la persona que las dice le siguieran fas diando los hechos. Aunque el bullying no le afectara realmente, se plantea la duda de si fue realmente bullying o, por ejemplo, peleas entre dos personas o una discusión. Para un niño que sufre bullying, un comentario así puede darle a entender que se está minimizando su problema.
“No puedes dejar que te pisoteen”
Defenderse es algo bene cioso y que se puede aprender y prac car, pero que se deba aprender en una situación de bullying es otra cues ón. Hacer bullying es hacer daño a alguien que está indefenso o en una posición más débil. Defenderse en una situación así es muy complicado y a veces incluso imposible. Cuando se le dice al que sufre bullying que se de enda, la responsabilidad de ges onar la situación recae completamente sobre sus hombros. Pedir ayuda no signi ca que uno no sea capaz de defenderse. Más bien es una muestra de valor y conocimiento propio en una situación en la que nuestros recursos no son su cientes.
“El bullying forja el carácter y la capacidad de
supervivencia en situaciones di ciles”
Los estudios demuestran que los efectos a corto y largo plazo del bullying disminuyen la capacidad de los que lo sufren a la hora de lidiar con situaciones complicadas. El bullying disminuye la autoes ma y afecta la capacidad del que lo sufre de con ar en los demás. Por lo tanto, el bullying no mejora la capacidad de alguien para controlar las situaciones, y nadie debería recibir “lecciones para forjar el carácter” en forma de bullying. La personalidad y el carácter evolucionan y se desarrollan mejor en una interacción entre partes basada en la con anza y el respeto mutuos.
“Los palos y las piedras me pueden hacer daño, pero las
palabras me resbalan”
Las palabras sueltas que se pronuncian, por ejemplo, durante una discusión, se borran gradualmente de la memoria, pero el bullying verbal, que es reiterado y sistemá co por naturaleza, siempre deja una marca. La fuerza destruc va de las palabras disminuye la autoes ma de la víc ma una y otra vez, lo cual supone un riesgo para su bienestar actual y futuro.
“Eso no es bullying. Son solo niños jugando y
bromeando, no hay que enojarse por un juego”
El bullying es una manera cruel de hacer daño a alguien de manera verbal,  sica o indirecta. El bullying va más allá del juego. El propósito de los juegos y las bromas es diver rse juntos, no herir ni hacer daño a nadie.
¡Ayudar y respaldar al que sufre bullying es algo primordial! Las personas que realizan comentarios como los mencionados anteriormente no parecen comprender la naturaleza básica del bullying y el efecto dañino que produce sobre el que lo sufre. Sufrir bullying es una experiencia especialmente di cil por dos razones. En primer lugar, el bullying no es algo puntual u ocasional, sino una situación recurrente que puede prolongarse año tras año. En segundo lugar, el bullying no se produce fuera de la vida social de la clase. Para el que sufre bullying, normalmente supone una pérdida de dignidad en su clase y en su círculo de amigos.
6


































































































   4   5   6   7   8