Page 34 - Guia para padres y apoderados - KiVa Program
P. 34

Capítulo
Resumen
Una escuela KiVa es una escuela anti-bullying (p. 3)
La Guía para padres y apoderados forma parte del programa KiVa, una herramienta an -bullying desarrollada para padres y tutores. El propósito de esta guía es ofrecer a los padres y apoderados información sobre el bullying en la escuela, lo que se sabe acerca de este fenómeno y lo que se puede hacer al respecto en casa y en la escuela.
¿Qué es bullying? (pp. 4–7)
El bullying es cuando se hace daño de manera reiterada y deliberada al mismo estudiante. El que hace bullying es una o varias personas ante quienes el que lo sufre  ene di cultades para defenderse. El bullying no es un juego inocente, no forja el carácter y no se sobrevive a él mediante la venganza. El bullying es siempre una violación grave de los derechos de una persona y degrada su valía y dignidad humana.
Formas de bullying (pp. 8–9)
El bullying puede ser visible o encubierto por naturaleza. Las formas visibles son el bullying  sico o emocional. El bullying indirecto es menos percep ble. Afecta las relaciones sociales del que lo sufre. La manifestación de estas formas de bullying mencionadas se limitan a la escuela, mientras que el cyber-bullying alcanza al que sufre bullying en cualquier momento y lugar.
El bullying involucra a toda la clase (pp. 10–12)
Un niño que hace bullying a otros no suele actuar solo. Acostumbra tener sus ayudantes y reforzadores. El que hace bullying puede tener defensores, pero la mayoría de los estudiantes en las situaciones de bullying se echan a un lado y las aprueban en silencio. El bullying puede ir convir éndose poco a poco en parte de la vida ru naria en la escuela.
¿Qué provoca el bullying? (pp. 13–15)
Los niños que les hacen bullying a otros suelen tener la necesidad de que se les vea y se les escuche, de que se les admire y de ganar poder en el grupo. Con frecuencia, el blanco elegido para el bullying es un niño o un adolescente inseguro,  mido, que  ene ya un estatus social bajo en el grupo o que  ene pocos amigos o ninguno. Uno no acaba siendo el que hace o sufre bullying únicamente por los rasgos individuales; estos roles también se ven in uidos por las expecta vas de otros estudiantes y las normas de la clase.
¿Cómo puedo reconocer a un estudiante que sufre bullying? (pp. 16–19)
Las señales por sí solas no indican que su hijo esté sufriendo bullying. Los padres son los que mejor conocen a sus hijos y la manera en la que expresan su frustración. Un aspecto importante por considerar es un cambio en el comportamiento del estudiante con respecto a cómo era antes; por ejemplo, si a un niño antes le gustaba ir al colegio y ya no quiere ir.
Medidas anti-bullying en la escuela y en la casa (pp. 20–21)
A nivel de la escuela, el obje vo del programa KiVa es ofrecer información básica sobre el bullying y las maneras de abordarlo. A nivel de la clase, el propósito es educar a los estudiantes para que, en lugar de aprobar en silencio o animar a los que hacen bullying, empiecen a apoyar al que lo sufre, transmi endo así que no aprueban el bullying. A nivel de los estudiantes, las medidas clave son las conversaciones para abordar la situación. Las conversaciones siempre incluyen un seguimiento para asegurarse de que el bullying haya terminado realmente.
Medidas en casa (pp. 22–29)
El propósito de abordar la situación es apoyar al que sufre bullying, aumentar su con anza y asegurarse de que el bullying acabe. Sería recomendable contactar al equipo KiVa de su escuela para hablar de lo ocurrido. En su formación, los miembros del equipo han aprendido medidas para abordar cada caso de bullying.
Mi hijo/a participa en el bullying; ¿qué debo hacer? (pp. 30–32)
Muéstrese tranquilo y decidido cuando hable del bullying con su hijo. Deje bien claro que usted no acepta el bullying. Dígale a su hijo que quiere apoyarlo para poner  n al bullying. Piensen juntos en diferentes métodos que puede emplear su hijo para controlar la ira y ges onar la frustración. También puede pensar en lo que puede hacer su hijo para apoyar al que sufre bullying; por ejemplo, podría saludarlo y animarlo con una sonrisa. Como mínimo, puede comprometerse a no par cipar en el bullying de ninguna manera.
34
RESUMEN DE LA GUÍA PARA PADRES Y APODERADOS


































































































   32   33   34   35   36