Page 13 - Guia para padres y apoderados - KiVa Program
P. 13

¿QUÉ PROVOCA EL BULLYING?
La pregunta más habitual acerca del bullying es qué lo provoca. La respuesta no es sencilla. ¿Es culpa del que lo hace? ¿O tal vez del que lo sufre? ¿Del profesor? ¿Del ambiente en la escuela? ¿De la sociedad? Lo que es seguro es que al bullying nunca lo provoca uno solo de estos elementos. Los factores que incrementan el riesgo de que un niño se convierta en el que hace bullying o el que lo sufre son conocidos. También se ha demostrado que el bullying  ene más probabilidades de producirse en unas clases que en otras. Además, hay diferencias entre escuelas, entre países, etc. En dis ntas culturas, hay elementos diferentes que pueden incrementar el riesgo de sufrir bullying. Por ejemplo, en los países occidentales, los niños  midos y callados suelen sufrir más el bullying, mientras que en China estos niños suelen gozar de un alto estatus en su círculo de amigos. En este sen do, lo que se valora en cada cultura in uye también en el fenómeno del bullying.
¿Quién hace bullying y quién lo sufre?
Los estudios demuestran que los niños con determinadas caracterís cas son más proclives a ser los que hacen bullying. Algunos de estos niños pueden tener problemas en dis ntas áreas de su vida; puede que tengan una personalidad agresiva o di cultades a la hora de sen r empa a por los demás. Sin embargo, es importante comprender que quienes hacen bullying suelen ser niños bastante normales que, cuando se juntan, acaban siendo crueles con un miembro del grupo.
La visión actual es que una de las principales causas del bullying es la pretensión del que hace bullying de reforzar su estatus social o de ganar poder en el grupo. Los niños que les hacen bullying a otros suelen tener la necesidad de que se les vea y se les escuche, de que se les admire y de ganar poder en el grupo. Por lo tanto, el obje vo del bullying suele ser un niño o un adolescente inseguro,  mido, que  ene ya un estatus social bajo en el grupo o que  ene pocos amigos o ninguno. Al seleccionar a la persona que sufrirá bullying, el que lo hace se asegura de que el grupo no le haga frente para acabar con el bullying y se asegura una victoria sencilla. Por ello, es incorrecta la creencia habitual de que el que hace bullying es un niño problemá co con baja autoes ma y que desahoga sus sen mientos nega vos haciendo bullying. Hay muchos niños que hacen bullying a otros por diversión, por impresionar a los demás o simplemente por falta de consideración.
Todos podemos sufrir bullying en algún momento. Los estudios han iden  cado determinadas caracterís cas y rasgos que aumentan el riesgo de que un niño o adolescente sufra bullying. Aquí se incluyen caracterís cas visibles, como un  sico anormal, tener demasiado/muy poco peso, torpeza o problemas de carácter como la  midez, la introversión y la impulsividad. Asimismo, los niños con problemas de aprendizaje también  enen un mayor riesgo de sufrir bullying. La  midez, la inseguridad y la baja autoes ma son los indicadores más comunes de sufrir bullying en un futuro. No obstante, solo se trata de un mayor riesgo, no la certeza de que la presencia de estas caracterís cas vaya a desembocar en sufrir bullying en todos los casos y situaciones.
Pese a que las caracterís cas mencionadas pueden incrementar el riesgo de sufrir bullying, no quiere decir que sufrirlo sea culpa o responsabilidad de los que lo padecen o de sus padres. Las diferencias  sicas, la  midez y la inseguridad no son responsabilidad del que sufre bullying, sino rasgos que merece que se le acepten. Asimismo, es importante hacer hincapié en que los resultados de estudios están basados en gran can dad de datos de cientos de estudiantes. Las conclusiones que se extraen a la hora de estudiar a un gran número de estudiantes no  enen por qué aplicarse necesariamente a cada situación de bullying. En este sen do, los niños que no son especialmente  midos o inseguros, o con una autoes ma alta, también pueden sufrirlo.
Aunque muchos niños y adolescentes que sufren bullying son poco agresivos, retraídos y  midos, también algunos de ellos son agresivos. Esta agresividad incontrolada y fácilmente “ac vable” puede aumentar el riesgo de que el niño lo sufra. Es posible que un pequeño número de niños que sufren bullying sean también los que lo hagan a otros; por ejemplo, a otros niños más pequeños y débiles. A menudo, resulta especialmente complicado atajar el bullying de estos niños o adolescentes que hacen y sufren bullying al mismo  empo. Debido a la propia agresividad y comportamiento dañino de los niños que hacen y sufren bullying, sus compañeros de clase pueden comprender que se les haga bullying, e incluso lo jus  can.
13


































































































   11   12   13   14   15